albondigaperezosa

Belvedere

Vivo en una ciudad sin sombras y la soledad acaba de mudarse al piso de arriba y cubrir mis paredes con su frío. Parece que ya ni mis manos me conocen, quizá evitan recrearse en el tacto de la piel para que la ausencia de tu suavidad no me torture. 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: